¿Por qué es importante que una empresa tenga un equipo jurídico profesional?

Dado el poco conocimiento que hay general en el mercado respecto de los servicios que prestan o pueden prestar los Interim Legal Manager (en la actualidad, y a diferencia de lo que sucede en el ámbito anglosajón, las posiciones temporales se cubren más como sabemos con empleados a tiempo parcial que con esta figura), conviene determinar qué es lo que hace que un Interim Legal Manager sea más productivo cuando de expandir un negocio a terceros países se refiere (cuestión ésta, la de las expansiones de empresas a nivel transfronterizo, de la que hemos hablado en no pocas ocasiones en este blog, y de la que seguiremos hablando, pero a la que vamos ahora a incidir desde otra perspectiva).

Un Interim Legal Manager siempre (no suele haber excepciones) aportará más desde el momento en el que la expansión de una empresa no tiene un devenir puntual o concreto y sí de tracto sucesivo, es decir, es algo que empieza pero que no se sabe cuando acaba, en el entendido además de que las casuísticas que pueden darse son muy variadas.

En tal sentido, la figura del abogado (recordemos, no nos malinterpreten, que siempre es mejor haberlo sido en sentido estricto con carácter previo y no perder el vínculo con esos antecedentes profesionales), no aportará el perfil de asesoramiento que se requiere por dos motivos; en primer lugar, la tendencia de este tipo de profesionales a ser doctrinales o formalistas y en consecuencia menos prácticos, tal y como ya hemos referido en otro blog, y segundo, porque la variedad de circunstancias que se dan o a las que hay que enfrentarse en todo proceso de internacionalización, no solo requieren o no solo exigen conocimiento sino de la capacidad también de desplegar el mismo desde diferentes puntos de vista (legal, comercial, y estratégico preferentemente).

Así es, las relaciones jurídicas (aspecto clave, del que se habla muy poco, en las expansiones internacionales de negocio) que se dan cuando internacionalizamos nuestra empresa, no dejan de devengar situaciones que no siempre se encuentran en la propia Ley o en los manuales y que requieren desarrollar una actividad multidisciplinar que dé respuesta a las necesidades que surjan en cada momento, desde un punto de vista integral además para que el proceso sea un todo que llegue a buen puerto de manera eficiente y segura. Esa multidisciplinariedad legal, esa experiencia general, ése saber ir de lo más amplio a lo más concreto del Interim Legal Manager solo cuando es necesario, junto con el conocimiento del proceso, hará del mismo, de la propia internacionalización de la empresa del cliente, algo ágil y seguro con el consecuente ahorro además en costes.

No es cierto que la expansión de una empresa requiera de muchos abogados cada uno especializado en su ámbito de conocimiento (créannos, la especialización máxima nunca existe aunque se venda), y que dicha internacionalización deba necesariamente conllevar unos honorarios disparatados, basta con que un profesional del Derecho, en nuestro caso un Interim Legal Manager, tenga claros qué, cómo y cuándo hay que hacer las cosas y cuáles son igualmente los principios legales implicados (principios que habrá que aplicar y sobre los cuales no disertar).

0
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.