¿Por qué contratar a un bufete de abogados?

En no pocas ocasiones hemos referido en este blog qué puede aportar, y también en qué momentos, el Interim Legal Management, esto es el apoyo legal por parte de un profesional liberal de carácter multidisciplinar que no está integrado en la estructura de la empresa y que tampoco presta servicios en o por cuenta de un despacho de abogados al uso.

Pues bien, en esta entrada vamos a comentar el aporte en particular de los profesionales Interim a nivel legal en situaciones de conflicto empresarial, generalmente entre socios o entre estos y la directiva y/o cargos ejecutivos de confianza (casuística paradigmática ésta dicho sea de paso). Este tipo de acontecimientos pueden ser muy dañinos por dos motivos principalmente; de un lado el coste reputacional para la empresa ya que en raras ocasiones los conflictos dejan de trascender al mercado, y de otro, si no la paralización de la actividad, sí su ralentización con el coste que ello puede tener en términos económicos y comerciales.

Cuando quienes dirigen no están centrados precisamente en eso, y sí en otro tipo de batallas o problemáticas, el impulso de la compañía a todos los niveles puede verse comprometido o resentirse, y es aquí cuando los Interim Legal Managers pueden aportar y evitar este tipo de perjuicios mientras la situación se subsana.

Profundizando en lo referido un poco más, lo cierto es que, y por lo general, los conflictos empresariales suelen tener una dimensión amplia que genera o puede generar en función de las circunstancias desconfianza por parte de los accionistas o los altos cargos hacia los profesionales que dirigen cada área, o desde estos hacia los primeros. Sin embargo, y como hemos comentado, el día a día debe seguir y en tal sentido un Interim Legal Manager puede darle o complementar el impulso legal que la compañía necesita mientras el conflicto se resuelve de la manera que proceda.

En estos casos, y por lo general, quienes ejercen el control de la empresa suelen imponer a un profesional interino de carácter legal (también en otros departamentos) para que fiscalicen lo que acontece cada día, así como lo realizado hasta la fecha a modo de control de daños mientras la situación de controversia se resuelve, que trabajará en tal sentido codo con codo con los propios abogados de la compañía.

Ello da lugar al hecho de que el accionista mayoritario o la dirección puedan saber a qué atenerse mientras lo que motivó el conflicto es objeto de gestión y corrección. El Interim Legal Manager es por tanto un cargo de confianza que sobrelleva funciones ejecutivas o de apoyo legal a nivel interno cuando otros profesionales no pueden llevarlas a cabo con una cierta dosis de independencia en situaciones de controversia empresarial, que velara por los intereses económicos de la compañía, desde una perspectiva jurídica en este caso, hasta que la propia empresa o unidad de negocio pueda valerse por sí misma una vez que lo que motivó la contratación del Interim Legal Manager deja de ser un problema por haber sido corregido.

0
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.