¿Qué es Interim Legal Management? 

Son muchas las circunstancias que pueden afectar al entorno económico general en el que se mueven las empresas o las unidades de negocio. Dichas situaciones, cuando son verdaderamente desfavorables al tener su origen en coyunturas internacionales severas como una pandemia o una crisis geopolítica, algo de lo que hemos aprendido mucho en los últimos tiempos, pueden incidir de una forma muy negativa en nuestro negocio no tanto por el escenario micro, es decir, por todo aquello que más podemos controlar y conocemos, como por el macro (difícil acceso a las fuentes de financiación, pérdida general de confianza en los mercados, tendencia a la realización de inversiones refugio por parte de clientes que lastran la facturación a la que se está acostumbrado).

Lo que está claro es que en escenarios de crisis, prestar servicios y vender siempre se hace más complicado, y contar con el apoyo de profesionales alternativos nos puede ayudar a salvar el difícil momento de una manera más uniforme y, sobre todo, certera.

En el caso de los servicios legales, aquellas empresas que no suelen tener un equipo jurídico propio, o que lo tienen pero de una manera limitada, y que tiran frecuentemente de despachos de abogados para gestionar su día a día legal, pueden encontrarse con que dichos despachos no pueden atender sus demandas con la celeridad que necesitan en relación con cuestiones tales como la renegociación de contratos o las adaptaciones normativas a las nuevas regulaciones que pueda aprobar el legislador (lo sucedido en pandemia durante 2020 fue claro ejemplo de ello).

Así las cosas, un despacho de abogados puede no ser la mejor opción para capear el temporal, principalmente, aunque no exclusivamente, porque suelen estar saturados de actividad cuando los malos momentos llegan y porque, igualmente, tienen o tienden a tener una visión excesivamente legalista de las necesidades, a veces imperiosas, de los clientes. En otras palabras, un cliente no quiere que sea la doctrina la que marque su devenir, sino darle salida a su problemática comercial o de negocio desde una perspectiva legal e integral de una manera segura, rápida y directa.

En tal sentido, los interim legal managers se erigen en los profesionales más adecuados a la hora de solventar este tipo de situaciones de crisis general, como decimos, ya que su perfil profesional (en términos de experiencia) y su enfoque, más allá del necesario conocimiento legal (ya hemos dicho en no pocas ocasiones que siempre es mejor ser cocinero antes que fraile, también en el mercado jurídico), dan una respuesta más diligente y ágil a los aspectos de índole legal que tanto inciden en los comerciales, generales o del día a día, de cada negocio, en momentos de zozobra financiera o de mercado. Es por tanto una rápida respuesta profesional por parte del asesor legal interino, así como una facturación transparente por hora trabajada (como suelen hacer los interim legal managers, al menos algunos), lo que verdaderamente puede hacer que una empresa, o unidad de negocio dentro de la misma, saque partido cuando vienen mal dadas y adquirir por ello una ventaja competitiva.

0
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.