¿Debe mi Interim Legal Manager trabajar integrado desde dentro, o como asesor externo?.

Una de las grandes ventajas del Interim Legal Manager es su capacidad de adaptación a las necesidades del cliente, por no estar sometido en principio a la rigidez que suele protagonizar el día a día profesional de los abogados que nosotros ya conocemos como “al uso”. En otras palabras, la disponibilidad lo es todo y forma parte del día a día del profesional interino. Evidentemente, no es lo mismo tener que interactuar con el personal del propio cliente, que no ser ello necesario, como tampoco lo es el hecho de que el objeto del asesoramiento o apoyo se deba a una punta de actividad, a la apertura de una nueva oportunidad comercial o Proyecto o a que se deba solventar una situación de conflicto. La manera en la que se despliega el trabajo del Interim Legal Manager, en última instancia, viene definida por la casuística. El Interim Legal Manager debe en todo momento discernir, y acordar en su caso con el cliente, la forma o manera de desarrollar la actividad que motiva su contratación, ya que esta por lo general no consiste solo en asesorar, sino también en asistir y apoyar. Por tanto, el Interim Legal Manager trabajará desde dentro o como asesor externo, acudirá a la sede del cliente o realizará su trabajo de manera online, en función de las circunstancias, en el entendido de que no es mejor, “per se”, el contacto con el cliente y/o sus trabajadores, que la distancia, o viceversa.

 

No obstante lo anterior, debe precisarse que, y lógicamente, la actividad presencial, por lo general, requerirá de un desplazamiento y una disponibilidad que aumentarán el número de horas trabajadas y en consecuencia los honorarios del profesional (es esta otra cuestión a tener en cuenta al contratar a un Interim Legal Manager, y ahondaremos en ella en otro blog que igualmente podrá encontrar en nuestra web). En consecuencia, y si bien puede darse el caso de que por las cuestiones internas o de estructura que correspondan el cliente ab initio tenga claro que el profesional que le apoye debe estar trabajando en las oficinas, o desplegar su actividad de manera no presencial en su caso, el que el Interino deba estar onsite u online no debería formar parte de los condicionantes a considerar a la hora de decantarse por un profesional de estas características, en vez de por un abogado, ya sea este autónomo o integrado en una estructura de despacho con todo lo que ello conlleva. Si el profesional interino, a nivel legal en este caso, lo es de verdad y por vocación, su trabajo será presencial o telemático en función de las particularidades del momento y los objetivos del cliente, primando siempre esto último y no cualquier otro tipo de elemento de juicio.

0
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.